martes, 28 de agosto de 2018

Se dormirán los días

Se dormirán los días,
y tu palabra perdida en
la sombra del viento,
cantará su huida hacia
el silencio.
Si tú quieres,
volveré a sentir el verano en mi sangre,
y una ausencia que se ganó en
el tiempo,
se olvidará en los sueños,
y todavía un suspiro en
mi pupila se llenará de vida.

Fuente externa.

Ya el pasado es distancia

Imagina que la vida nos regala
la memoria de
un mañana,
todavía hay un destino que nos alcanza travieso,
y ya el pasado es
distancia,
fue un sueño que se perdió por el medio de
la nada en más días en
el sur,
aún busco un nido de aire,
y resistiré a las sombras,
y si el miedo me persiga en noches
sin madrugada,
un rubor en mis pupilas,
te empujará por el surco de mis brisas,
y a la deriva del viento,
nos tomaremos pegados,
sin premuras,
ahora que el tiempo
descansa.

Fuente externa.

El río bravo del olvido

Vagar por las aguas frías de Leteo,
el río bravo del olvido,
navego en la corriente sombría del silencio,
en un sorbo de espera
y duda,
que nace del recuerdo,
todavía la esperanza resquebraja la ausencia,
y perturba la soledad de los días de luto de
una muerte que no asume el recuerdo,
y aún resucita libre sin pérdida de vida.
Fuente externa.

Hace frío en la piel

Mis candados al aire cierran ya la memoria,
hace frío en la piel y
el hielo de mi vientre se muere hasta el silencio,
todavía se perderá la duda
en un sueño de sombras, 
en voz baja,
volverá la tristeza y
el otoño en la piel,
me olvidé de mis alas
y del azul del vuelo.
Fuente externa.

Te vendré a buscar

Cuando se pierdan
las noches y los días,
y relojes sin tiempo ya no marquen olvido,
yo te vendré a buscar,
a tu mundo de luces y
de sombras donde reina
la duda y los sueños no alcanzan,
te llevaré a mi mundo de leyendas,
de embrujos encantados,
y cuentos infantiles con final feliz,
te rendiré,
con palabras de amor,
y roces sin distancia,
y cuando el sol te llegue,
mi boca tapará su calor,
todavía te sueño,
y nuestra historia de amor se dibuja en mis
manos.

Fuente externa.

jueves, 21 de junio de 2018

Certeza

Vaciar un mar de dudas en un leve fracaso de
certeza,
robar la voluntad de pensar que todo es posible,
y ya vivir saciada de silencio,
aún resignada al olvido de
un tiempo ausente.

Tomada de la red.

y vivo y muero en mí

Recuerdo esos primeros días cuando llegaste a mí,
viniste como ese día de abril que nace libre,
libre ya del invierno y
su tristeza,
y recuerdo el instante en que me hablaste,
con esa voz tuya de aire ausente y afrutada,
que me robaba el alma en
las cien mariposas de
mi anhelo,
y me volaba,
romanticando ahora en ese tiempo,
la emoción me acaricia,
y sueño con tu tierra y
con la brisa que me llega del sur,
aún el querer se convierte en aventura,
y vivo y muero en mí,
si me haces tuya.
Tomada  de la red.